CONOCIENDO LA PIEL GRASA

Existen diferentes tipos de piel y ser capaz de reconocer el tuyo es la mejor manera de saber como cuidar tu piel correctamente. La piel puede ser normal, seca, grasa o mixta.

Uno de los tipos de piel más comunes y problemáticos es la piel grasa. Se puede identificar por un exceso de grasa (o sebo), principalmente en el rostro. La cantidad de sebo que la piel produce cambia de una persona a otra, algunas personas se sienten la piel grasa poco después de haberse lavado la cara, mientras para otras esto puede tardar más.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LA PIEL GRASA?

¿POR QUÉ MI PIEL ES TAN GRASA?

La piel grasa pareciera ser causada por las hormonas, más específicamente el andrógeno. Los andrógenos están presentes tanto en los hombres como en las mujeres. La dihidrotestosterona (o DHT) es un andrógeno que aumenta

en todas las personas durante la pubertad y es el responsable de desencadenar la producción de sebo por parte de las glándulas sebáceas. Los niveles de DHT se ven afectados más adelante por el ciclo menstrual que aumenta los niveles de progesterona.

SEBO

¿QUÉ ES EL SEBO?

El sebo es una sustancia grasa producida por las glándulas sebáceas, las cuales se encuentran por toda la superficie de la piel – excepto en las palmas de las manos y las plantas de los pies.

La espalda, el mentón y la frente son las partes del cuerpo que tienen más glándulas sebáceas, lo que explica por qué esas zonas suelen ser las más grasosas del cuerpo.

QUÉ TIPO DE CREMAS USAR PARA LA PIEL GRASA Y CÓMO CONTROLAN EL SEBO

Las personas con piel grasa deberían concentrarse sobre todo en controlar el sebo. Muchas personas piensan que un óptimo cuidado de la piel grasa es difícil de conseguir, pero en realidad hay muchos consejos útiles y productos que se pueden aplicar para controlar la producción de sebo de tu piel.

Si estás cansada de probar cremas para piel grasa que no funcionan para ti, no te rindas, no todos los productos tienen el mismo efecto en todas las personas. Es mejor buscar productos con ingredientes ligeros, un jabón que limpie “en profundidad” no siempre es la mejor solución, solo recuerda limpiar tu cara dos veces al día con un limpiador para piel grasa.

Lo que es más importante, no olvides hidratar tu piel. Frecuentemente se cree que para controlar el sebo se deberían evitar las cremas, serums o aceites, pero en realidad esto puede hacer que tu piel produzca más grasa al sentir la falta de hidratación. Asegúrate de usar una crema hidratante para piel grasa ligera que humecte sin obturar los poros.

Si tienes la piel mixta y algunas partes de tu cara son grasas mientras otras son secas, la mejor opción es usar productos diferentes para cada zona del rostro. Tus productos se deben adaptar a las necesidades de tu piel, incluso si no son las mismas en todas partes.

EL LADO POSITIVO DE LA PIEL GRASA

OTRAS CONSECUENCIAS

No todo el que sufre de seborrea (piel grasa) tiene acné, aún cuando la abundancia de sebo conlleva a tener los poros obstruidos, una superficie grasa y a proliferar bacterias.

Pero no te asustes, siempre hay una parte positiva, y es que esa tan odiada grasa puede ser beneficiosa cuando se produce en cantidades normales. El sebo ayuda a mantener la piel sana y protegida, y tu también puedes regular la grasa de tu piel usando los productos adecuados y ser parte de las personas con piel “normal”.

LEE LOS MEJORES ARTÍCULOS SOBRE LA PIEL GRASA

Acné Adulto: mitos y cómo evitarlo

CUIDADO DE LA PIEL PARA HOMBRES: la diferencia que sí importa